Title
Título

2015
18 x 23 cm cada una
Impresión digital con pliegues



Vista de la instalación en la Diego Rivera Gallery (San Francisco)
Hace un tiempo leí que la aparición del/de la artista como comisario/a está a su vez conectado con lo que ocurre en el campo de la literatura contemporánea, donde las palabras no se escriben sino que se seleccionan. El futuro de la escritura reside en su potencial de señalización. Potenciemos el futuro descreativo, descreando textos y exposiciones. Sé descreativo/a. Como resultado de un acto descreativo, he re-enmarcado frases y palabras de una pared en una pared diferente, todas ellas paredes de instituciones artísticas. Alguna gente cree que este mero hecho de trasladar información de un lugar a otro se llama poesía. Otras personas le dan nombres a objectos como por ejemplo: Fountain [La Fuente]. Al dar nombre a un objeto se comienza un proceso parecido al de un contrato. Los títulos de obras de arte son contratos escritos entre el objeto y su existencia a través del lenguaje. Recombinar títulos sin sus objetos de referencia va claramente contra las cláusulas contractuales. Cualquier referencia a cualquier objeto o texto depende de ti. Todo lo que escuchas dentro de tu cabeza, corazón u otra parte del cuerpo en el momento durante el que lees ese texto, todo ello, forma parte de él.


Para leer el p-o-e-m-a
mueve el cursor sobre las imánages de la derecha →